ESTUDIO DE MODELOS EN ORTODONCIA

 

Dr. Edwin Alfredo Varias

El presente documento es de carácter informativo, cuya aplicación técnica requiere una profundización de más especificidad en cada uno de sus acápites

Resumen: El estudio de modelos comprende una serie de aspectos esenciales, debemos considerar para dicho análisis, los modelos articulados así también de forma individual, cada uno de estas dos grandes formas de análisis se subdivide, y ese es precisamente los aspectos que vamos a desarrollar secuencialmente

ESTUDIO DE MODELOS

Primeramente para poder realizar un estudio de modelos debemos contar con estos siendo que tienen una importancia fundamental para el diagnóstico y plan de tratamiento, conjuntamente con los demás elementos componentes de un buen tratamiento ortodontico, para este cometido realizaremos a continuación un resumen de cada uno de los pasos necesarios para la obtención de dichos modelos

1. Impresión.

Se de realizar una correcta selección de las cubetas “… debe tener profundidad suficiente para la impresión del fondo de surco gingivolabial, gingivogeniano…,…contar con tensiones mecánicas, tener tamaño suficiente para no tocar los clientes, extenderse hasta la tuberosidad del maxilar, trígono retro molar de la mandíbula”[1], así también debemos tener cuidado con la individualización de la correcta que consiste en “… colocación de cera en toda la extensión del importe de la cubeta…”[2]esto con el fin de lograr que dicha cubeta sea de forma específica para el individuo.

Posteriormente procedemos a la impresión propiamente dicha, tomando en cuenta cada uno de los aspectos esenciales para dicha tarea como ser: posición del paciente, la preparación correcta en las debidas proporciones del material de impresión siguiendo las especificaciones y recomendaciones del fabricante.

2. Obtención del modelo.

Se debe realizar, es de corte de los excesos que puedan surgir a consecuencia del vaciado de yeso en la impresión, con el fin de evitar futuras inter posiciones, levante de mordida, desviación, puntos de contactos prematuros, así también cuidando la estética de la presentación de dichos modelos.

3. Registro de la oclusión.

Dentro de la variedad de métodos existentes consideramos que “… el registro de la relación de oclusión se ejecutará con una mordida en cera tomada en relación céntrica”[3], se debe recordar que la “ relación céntrica es la relación de la mandíbula asume con la maxila cuando los cóndilos están situados en su eje terminal de cierre, independientemente del contacto de los dientes…”[4], habiendo una gran variedad de técnicas para poder obtener esta relación, los cuales no son motivo de este tema, así también el montaje en el articulado depende mucho del tipo de articulador que se ha utilizado ya que cada uno de ellos responde a diferentes técnicas para su montaje.

 

4. Estudio de modelos

Una vez obtenidos los modelos y debidamente preparados el estudio sólo realiza en tres planos espaciales, en un sentido transversal, anteroposterior o sagital y vertical así también un análisis de la discrepancia del modelo.

4.1. Análisis transversal.

Este análisis un estudio comprende el análisis de las desviaciones transversales, producto ya sea de ausencia, falta de espacio o una asimetría de las arcadas que pueden dar como resultado unas mordidas cruzadas laterales.

Fuente: Jorge Gregoret[5]

El análisis de modelos, donde se utiliza citando a Jorge Gregoret “como referencia el plano medio sagital para evaluar, la coincidencia o no de la línea media dentaria con la línea media maxilar superior o mandibular, la simetría transversal de ambas arcadas, la relación transversal inter arcadas”[6]donde encontramos que la relación transversal de ambas arcadas pueden establecer las siguientes formas:

Fuente: Jorge Gregoret[7]

Donde A establece una relación normal, B una mordida cruzada, C una mordida en tijera.

“Estas anomalías pueden ser un hijo bilateral es y a su vez afectar una o varias piezas de cada sector. Para su evaluación es indispensable el estudio de los modelos en posición de oclusión habitual y en posición de relación céntrica…”[8]

4.2. Análisis sagital.

Para el estudio o descripción en un sentido anteroposterior se utiliza la clasificación de Angle el molar, relación canina así también se analiza el overjet a nivel incisivo.

Realizando un breve repaso diremos que Angle caracteriza a la clase I “… a la oclusión correcta entre los molares permanentes superiores e inferiores, en la cual la cúspide mesiovestibular del primer molar superior ocluye en el surco mesiovestibular del primer molar inferior”[9].

La clase II “… en las cuales el primer molar permanente inferior se sitúa distalmente con relación al primer molar superior, siendo, por eso, también denominada distoclusion”[10], teniendo también su división 1 donde existe “… inclinación vestibular de los incisivos superiores”[11], una división dos “ cuando los incisivos centrales superiores tienen una posición de retro inclinación coronaria, con los incisivos laterales en vestíbulo versión, son casos de overjet disminuido y sobre mordida profunda en el sector anterior”[12] hace también esta clase II puede tener una característica unilateral o bilateral denominándose también su división derecha o izquierda, puede también ser completa o incompleta, en cuanto a la clase III “ son aquellas en las que el surco vestibular del primer molar inferior está ubicado por mesial de la cúspide mesio vestibular del primer molar superior en caso de ser unilateral, también se le denomina subdivisión”[13]

La relación canina también tiene tres divisiones a describir: “clase I el canino superior se sitúa por detrás del inferior quedando sus cúspide en una distancia de 3 mm. Clase II esta distancia es menor o bien el canino superior está ubicado por delante del inferior. Clase III cuando la cúspide del canino superior está a más de 3 mm por detrás de la cúspide del inferior”[14].

El overjet o resalte incisivo, es la medida paralela al plano oclusal, es decir, en un sentido anteroposterior, teniendo como resultado un overjet positivo, negativo y aumentado. La alteración puede deberse a factores como la relación molar, presencia de apiñamientos o diastemas, tamaño de talio en casos de sida, rotación de dientes en el sector lateral.

4.3. Análisis vertical.

En este plano donde el borde superior sobrepasa, o se proyecta sobre la cara vestibular del inferior se conoce como nombre de Overbite, donde la distancia a medir es aquella que existe entre los bordes incisales correspondientes a superior e inferior, estableciendo que “… la norma es de 2.5 a 3 mm…”[15] de entrecruzamiento o sobre mordida, observando esta manera que si esta distancia es menor se puede considerar una mordida abierta en el caso de ser mayor se considera otra alteración. “ La magnitud del Overbite se encuentra en plena relación a las características de la curva de Spee”[16].

4.4. Análisis de la discrepancia de modelo.

Se debe tomar en cuenta que el análisis de la discrepancia del modelo en un principio es medir el espacio disponible con el que se cuenta en la arcada versus el espacio requerido para una correcta alineación dentaria, dentro de esto se dirá que “el espacio disponible corresponde al tamaño del vaso basal, comprendido entre mesial del primer molar permanente de un lado a la mesial del primer molar permanente del lado opuesto. Para efectuar esta medida usamos un compás de punta seca que nos dará un mínimo de error. Se comienza colocando la punta en la mesial del primer molar permanente y abriendo el compás hasta alcanzar la papila entre el canino y el primer premolar. Enseguida, pasamos esta medida para una ficha de cartulina. Se procede de la misma manera, en pequeños segmentos, hasta mesial del primer molar permanente del lado opuesto”[17]

Como se ve esta es una de las técnicas más sencillas para realizar una sumatoria sucesiva de los espacios que comprenden cada una de las piezas, es decir el espacio disponible dejando de lado por el momento lo relacionado a la posición de los dientes.

Otra manera de medir el espacio disponible, se la puede realizar con un alambre de ortodoncia de mesial del primer molar permanente al lado opuesto, tocando en lo posible en la mayor cantidad de puntos de contacto, procediendo a extender dicho alambre sobre una regla milimétrica y así poder verificar el espacio disponible.

En cuanto al espacio requerido es “… la sumatoria del mayor diámetro mesio distal de los dientes permanentes localizados de mesial del primer molar permanente de un lado a la mesial del primer molar permanente de lado opuesto. Con la ayuda del compás de punta seca vamos a medir el diámetro mesio distal de cada diente individualmente y transferirlo a la ficha de cartulina, y con una regla mi libertad asumamos todos ellos y tendremos el valor del espacio requerido total”[18]

Una vez tenidas las dos distancias, de la discrepancia del modelo el espacio disponible tenemos una diferencia, que es el espacio requerido que en este caso puede ser positiva, negativa o nula.

A. Análisis de Moyers

“Este análisis se hace por el método estadístico, dividiendo el arco en dos segmentos el anterior que corresponde a los incisivos permanentes, y el posterior donde están incluidos los caminos primeros en segundos molares” [19], es decir, que los aspectos relacionados con el estudio comprende dos sectores uno anterior y otro posterior.

La técnica aplicada para el cálculo del espacio disponible en el sector anterior se realiza mediante el compás “… se coloca una de las puntas del mismo en la línea media y se hace la apertura hasta mesial del canino. Esta apertura es transportada la ficha se repite el mismo procedimiento para la opuesto.”[20] Esta longitud y la del lado opuesto categóricamente tendrían que demostrar una primera simetría en el borde anterior, para determinar el espacio requerido en este borde, “… se mide la distancia MESIO distal de cada incisivo permanente transportando a la ficha”[21].

Se procede también a la secuencia de cálculo del sector posterior se calcula mediante la aplicación “… del compás en la mesial del primer molar permanente y se abre hasta mesial del canino de siglo, llevando esta medida la ficha. Para el lado opuesto, el procedimiento es idéntico”[22], el cálculo del espacio requerido se utiliza la tabla propuesta por Moyers (ver anexos).

B. Índice de Bolton

Establece que dentro de una relación armónica los dientes deben guardar una proporción equivalente con las arcadas, este índice de Bolton “… es un procedimiento que determina la proporción existente entre la suma de los diámetros mesio distal de los 12 dientes anteriores inferiores (de primer molar a primer molar) y la suma de esos mismos diámetros de los homólogos superiores. Se denomina relación total. También permite obtener la proporción entre la suma de los anchos de los seis anteriores inferiores y superiores (relación anterior) mediante la cual podemos conocer si las anomalías asientan en el sector anterior o en los efectos laterales”[23]

Como es evidente este procedimiento es en sí de sencilla aplicación, así también se requiere el uso de un compás para la división mesio distal de los 12 dientes anteriores de ambos maxilares, “ la relación total se obtiene dividiendo la suma de los anchos de los 12 dientes inferiores por la suma de los 12 dientes superiores y se multiplica por 100”[24], como esquematiza la siguiente fórmula.

Fuente: Jorge Gregoret[25]

C. Análisis de Nance

Tomando en cuenta para este análisis lo expuesto por Mourelledonde cita a “NANCE (14,1 5) en 1947 expone lo que él considera como limitaciones del tratamiento de ortodoncia.

Estudia pacientes durante el período de dentición temporal, mixta y permanente; realizando mediciones sobre modelos y radiografías, en el caso de que los dientes no hubiese erupcionado.

Dentro del perímetro de arcada distingue entre una medida externa y otra interna. El perímetro externo era medido como la distancia desde la superficie distal del diente más erupcionado distalmente, y recorriendo la superficie de la arcada, llegaba hasta la superficie distal del diente contralateral. Utilizando para ello un alambre de latón.

El perímetro interno es medido mediante una bigotera de puntas, una punta se coloca en el primer molar permanente desde el punto más lingual y la otra en el punto de unión de los incisivos centrales.

Observa que todo ortodoncista está preparado para aceptar que las posiciones de los dientes son consecuencia de un equilibrio de fuerzas que actúan sobre los dientes. El reconocer esta premisa, es muy importante, ya que se acepta que los dientes se mueven durante toda la vida. Concluye que las arcadas, sobre todo el maxilar, pueden ensancharse pero hasta un límite, que se determina en función del hueso basal.” [26]

REFERENCIAS

- Flavio Vellini Ferreira. Ortodoncia diagnóstico y planificación clínica. Edición Artes Médicas Latinoamérica. Primera edición. Sao Paulo Brasil. 2002.

- Jorge Gregoret, Elisa Tuber, Luiz Horacio Escobar, Antonio Matos da Fonseca. Ortodoncia y cirugía Ortognatica diagnóstico y planificación. Ediciones Publicaciones Medicas ESPAXS. Barcelona España.

- Maria Rosa Mourelle Martinez. Estudio de la Profundidad y el Perimetro de Arcada Un población de Niños Españoles. Departamento de Profilaxis, Odontopediatria y Ortodoncia. Universidad Complutense de Madrid. Faculta de Medicina. Madrid 1994. Disponible en: http://eprints.ucm.es/tesis/19911996/D/0/D0051201.pdf

ANEXOS


[1] Flavio Vellini Ferreira. Ortodoncia diagnóstico y planificación clínica. Edición Artes Médicas Latinoamérica. Primera edición. Sao Paulo Brasil. 2002. Página 143.

[2] Ídem. Vellini. Página 143.

[3] Ídem. Vellini. Página 146.

[4] Ídem. Vellini. Página 146.

[5] Jorge Gregoret, Elisa Tuber, Luiz Horacio Escobar, Antonio Matos da Fonseca. Ortodoncia y cirugía Ortognatica diagnóstico y planificación. Ediciones Publicaciones Medicas ESPAXS. Barcelona España. Página 46.

[6] Ídem. Gregoret. Página 46.

[7] Ídem. Gregoret. Página 48.

[8] Ídem. Gregoret. Página 48.

[9] Ídem. Vellini. Página 99.

[10] Ídem. Vellini. Página 102.

[11] Ídem. Vellini. Página 103.

[12] Ídem. Gregoret. Página 49.

[13] Ídem. Gregoret. Página 51.

[14] Ídem. Gregoret. Página 51.

[15] Ídem. Gregoret. Página 52.

[16] Ídem. Gregoret. Página 52.

[17] Ídem. Vellini. Página 161.

[18] Ídem. Vellini. Página 162

[19] Ídem. Vellini. Página 164.

[20] Ídem. Vellini. Página 164.

[21] Ídem. Vellini. Página 164.

[22] Ídem. Vellini. Página 164.

[23] Ídem. Gregoret. Página 67.

[24] Ídem. Gregoret. Página 67.

[25] Ídem. Gregoret. Página 67.

[26] Maria Rosa Mourelle Martinez. Estudio de la Profundidad y el Perimetro de Arcada Un población de Niños Españoles. Departamento de Profilaxis, Odontopediateria y Ortodoncia. Univerisdad Complutense de Madrid. Faculta de Medicina. Madrid 1994. Disponible en: http://eprints.ucm.es/tesis/19911996/D/0/D0051201.pdf

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s